sábado

Roscón de Reyes, segunda parte

Ahora toca preparar la masa, he de decir que si no fuera por mi thermomix, no me aventuraría a preparar la cantidad de roscones que tengo previstos, eso no quiere decir, que no se pueda elaborar manualmente, si no que, la thermo, te ahorra bastante tiempo y sobre todo, un buen dolor de brazos, al no tener que "amasar a mano" tanta cantidad de harina.

Los ingredientes, son para un roscón grande, en el caso de no querer tanta cantidad, se puede dividir la masa en dos y congelar, o hacerlo con la mitad de ingredientes, en mi caso, multipliqué por cuatro, jejeje...


Al lío, para la Masa:


Ingredientes:

500 gr. de harina de fuerza
100 ml. de leche
2 cucharadas de agua de azahar
125 gr. de mantequilla
25 gr. de manteca de cerdo
2 huevos y 2 yemas
120 gr. de azúcar
1 cucharada de miel
1 cucharada de lecitina de soja (opcional, es para que la masa aguante más tiempo tierna)
1 cucharada de ron
La piel de medio limón
La piel de media naranja
1 cucharadita rasa de sal (10gr. +o-)



Preparación:

Ponemos en el vaso el azúcar y la hacemos glass en velocidad 5-7-9 hasta la máxima. Bajamos lo que haya quedado en las paredes, añadimos las pieles de limón y naranja....

y repetimos, triturar en velocidad progresiva 5-7-9.

Añadimos al vaso la leche, la miel , el ron, la lecitina y el agua de azahar y programamos 3 minutos 37 grados Velocidad 2.

Cuando termine, ponemos en el vaso la mantequilla y la manteca y programamos 2 minutos, 37 grados V. 2. Comprobamos que la mantequilla y la manteca se han disuelto si no es así lo dejamos unos minutos más ya sin calor en V. 2 hasta que esté disuelta.


Con la máquina en V.2 vamos añadiendo uno a uno los huevos y las yemas hasta que estén integrados. A continuación añadimos la masa de arranque y mezclamos en V.4.



Ponemos la harina en el vaso y lo último la cucharadita de sal, mezclamos unos segundos en V. 6 y enseguida ponemos a amasar en V.espiga.



Hay que ir mirando por si hiciera falta ir añadiendo mas harina, la masa tiene que despegarse de las paredes del vaso pero no debe quedar demasiado seca, que no queden restos de masa pegados en el vaso es un buen síntoma de lo primero y que la masa golpee el vaso y éste se mueva por la encimera un mal síntoma de lo segundo.


En caso de duda es preferible que quede un poco blanda a que quede demasiado seca que eso tiene difícil arreglo. Si tenemos que añadir mas harina hacerlo poco a poco, una cucharada cada vez, lo mismo si tuviéramos que añadir mas líquido, habrá que añadirlo muy poco a poco y que esté a temperatura ambiente o ligeramente tibio (con las cantidades de la receta resulta casi imposible que pase esto pero cada harina es un mundo aparte).


Con unos cinco minutos de amasado total es suficiente.

Dejar reposar hasta que doble su volumen en un bol, previamente pincelado de aceite y tapar bien con film (también debe estar impregnado de aceite para que no se pegue la masa en el caso de que suba demasiado).