jueves

La Boda. Tercera Parte.

En busca del traje de novia!! aarg

Me daba pánico no encontrar un vestido, con el que no tuviese esa sensación de "disfraz" que odio, esa sensacion que te hace pensar que todo el mundo te está mirando, bueno vale, teniendo en cuenta que "ese dia" todos los ojos van a estar puestos en nosotros dos, pues va a ser inevitable sentirse observada.
Tengo las cosas claras, quiero un vestido con el que me sienta como si fuera en tejanos, es decir, cómoda !! (de ilusiones se vive no??!!)

La verdad es que no me comí mucho el tarro, visitamos tres tiendas en la misma tarde, Pronovias El Corte Inglés Pza Cataluña, Pronovias Pº de Gracia y Rosa Clará Av Diagonal.

En el Corte inglés el stand es pequeñito, tienes que elegir modelos y concertar cita para otro dia, lo cual no me hizo gracia, ya que, si nunca me he visto con un traje así ¿cómo voy a decidir que es lo que me gusta? y ¿cuál es el tejido que me mola? en fin, que aunque la chica que nos atendio fue muy correcta el espacio resultó insuficiente para mi gusto.

En Pronovias nos encontramos con todo lo contrario, una boutique super super espaciosa, pero en lo relativo a la att al cte, la dependienta en cuestión cero patatero, eso no quiere decir que las otras chicas fueran iguales, si no que nos tocó la mas borde, creo que si por ella fuera, poco venderían, la verdad.
El tema, fue que entramos y lo típico "me caso en tal fecha y busco el traje de mi vida...". Primero nos pone una cara de asco que lo flipas, no nos invita a pasar y encima me pregunta donde vivo, a lo cual le respondo que en Badalona y me suelta que "en Badalona hay un Pronovias en tal calle , como te pilla cerca porqué no vas allí"
Coooooooomoooooooo?!!!!
Nos quedamos muertas, no esperaba ese recibimiento tan caluroso, por lo que le respondo que, "que yo sepa me puedo comprar el traje donde me de la gana y le pido que me dé la dirección de la tienda de Badalona que será allí donde lo compre", al oir la palabra "compra" se le cambia la cara y entonces es cuando me saca su lado maaaaaas simpaaaaático y me invita a pasar y a probarme "lo que yo quiera".
Ante tal situación decido que entramos y aunque el vestido sea "el de mi vida" , no será en esa boutique donde lo compre, así es que, nos ofrecen el catálogo y un café con pastitas, me decido por tres modelos, me los pruebo y adios muy buenas. Considero que aunque tienen que estar cansadas de gente que va solo a mirar sin intencion ninguna, no pueden generalizar y tratarnos como a una mierda y mucho menos decirnos lo que "debemos hacer".

A la tercera llegó la vencida y con ella Rosa Clará, mi experiencia fue muy positiva, teniendo en cuenta lo que nos había pasado un rato antes en Pronovias, llegamos con la mosca detrás de la oreja, pero nada que ver, en este caso, el trato excelente, igualmente elegí tres modelos y uno de ellos "el elegido" . Amor a primera vista.

Ahora solo queda mantenerse e incluso perder un kilillo aunque de cara a las fechas que se avecinan...Navidad Navidad!!