lunes

Crema de calabacín y verduras.

El mejor amigo de una cocinera puede ser una batidora, o quizás un exprimidor eléctrico, o la genial olla rápida, electrodomésticos que a fin de cuentas, nos hacen la vida más fácil y llevadera, adelantos que nos permiten abarcar las mismas “tareas” en menos tiempo, porque mientras trabaja el lavavajillas, podemos pasar la aspiradora o simplemente relajarnos delante de la tele con un buen tazón de leche y colacao calentito ummmm.
Soy una persona muy afortunada, he de decir que tengo a mi disposición al mejor pinche de cocina, un ayudante genial, que lo mismo pica cebolla, que hierve unas patatas y todo sólo coordinando 3 funciones básicas “Temperatura-Velocidad-Tiempo”.

Thermomix, todo un descubrimiento, sé que puede sonar a propaganda, pero lo cierto es, que sin este aparato no me hubiera aventurado a probar recetas que antes se me hacían un mundo, montar nata en 2 minutos o merengues sin dejarte la muñeca, un bizcocho en 10 minutos y el gazpacho con lo engorroso que resulta, lo tienes rápido sin necesidad de tamizarlo en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué más se puede pedir?

Pues, una Crema de Calabacín y Verduras, rica, sana y sobre todo rápida, en 30 minutos y ensuciando lo mínimo (un pelador, un plato y el vaso de la thermomix)…..;)

Crema de Calabacín y verduras.

4 Calabacines medianos
2 Zanahorias
1 Cebolla
1 Patata
1 Tomate maduro
200ml Nata líquida
50gr Agua
Sal
Pimienta
1 Cucharadita de “caldo de verduras” (prescindible)
30gr Aceite de oliva
4 ó 5 Quesitos (tipo caserío)
Pelar los calabacines dejando algo de su piel, cortar en rodajas gruesas, verter en el vaso y triturar unos segundos (vel 3) apartar.
Triturar las zanahorias, tomate y cebolla (misma velocidad), incorporar el aceite de oliva y sofreír (5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1)
Añadir los calabacines picados, la patata “cascada” en trozos pequeños, el agua, la nata, sal, pimienta y “caldo”. Programar 20 min, temp 100, vel 1.
Una vez terminado, incorporar los quesitos, triturar hasta que quede una crema fina y sin grumos, abrir el vaso, comprobar el punto de sal y servir.