jueves

Cocinando

Me gusta la cocina, sobre todo si se trata de experimentar con recetas diferentes, salir de lo cotidiano, al principio era una obligación, es lo que tiene el hecho de independizarse, y si a eso sumamos, que no eres tu sólo quien come, que has de cocinar para dos, la cosa cambia.
Es cierto que cuando uno vive SOLO, la nevera pasa casi desapercibida con un tomate pocho, un aguacate de dudosa pinta y un brick de leche imbebible, puedes pasar la semana con unos rapidísimos platos preparados del ECI, (a fin de cuentas comida casera ¿no?), unas estupendas pizzas también rapidísimas al micro o en su defecto con una llamada telefónica en media horita...telepollo, telekebap, tele....
Menos mal que ya se me terminó esa faceta perril y estresada de no-tengo-tiempo-para-cocinar, supongo que tiene que ver con la evolución del ser humano, el querer ser mejor persona y sentirse a gusto con uno mismo, con esto no quiero decir que quien cocina es mejor persona, sino que uno busca la felicidad de la manera más provechosa y en mi caso de la OBLIGACION hice DEVOCION.
Me queda mucho que aprendeeeeeeer

El experimento de ésta semana han sido unas "Caracolas de chocolate y canela" del genial -Larsvontrier- pedazo de blog que tiene el muchacho, cada vez me sorprende más, me falta media vida para poder probar todos los pecados que me gustan. Ante tanto arte, lo mio se convierte en un puro copieteo de andar por casa, pero casi lo prefiero, sé cuales son mis limitaciones y me conformo con que a mi "gustavo" le agraden y le endulcen la vida.


He de decir que es la segunda vez que las hago y aunque en ésta ocasión se me pasaron de horno (que asco de ciática) están ricas ricas, a ver si a la tercera va la vencida :)

Pongo la receta original copiada del blog http://larsvontrier.blogspot.com/2008_01_01_archive.html, espero que su autor no se moleste ;)

Masa
115 ml. de leche templada (30º C)
1 huevo.
35-40 gr. de margarina
310 gr. de harina de fuerza (de panadería).
½ cucharilla de sal.
1 cucharilla de vainilla en polvo.
50 gr. de azúcar.
2 cucharillas de levadura seca de panadería (unos 10 gr.)

Relleno
100 gr. de azúcar moreno.
1+ ½ cucharilla de canela en polvo ( o más)
35 gr. de mantequilla derretida.
Chocolate troceado, unos 80 gr., a gusto.
Nueces troceadas, 6-10 nueces (opcional). Los he hecho en dos tandas, en la primera le he echado, en la segunda no. Otras ideas: pasas, frutas confitadas,…

Cobertura
50 gr. de queso crema (estilo Philadelphia)
30 gr. de margarina en pomada.
95 gr. de azúcar glasé.
¼ de cucharilla de extracto de vainilla (líquido) o similar.
Opcional: una pizca de sal.

Mezclamos la harina con la sal, el azúcar, la vainilla en polvo y la levadura seca de panadería. Formamos un volcán, añadimos el huevo semibatido y la leche templada. Amasamos un poco hasta formar una masa e incorporamos poco a poco la margarina troceada y en pomada (debe retirarse antes del frigorífico). Amasamos hasta formar una masa que no se pegue, lisa y sin grumos.Envolvemos en película de cocina y llevamos al frigorífico durante unas horas. Puede ser de un día para otro.

Estiramos la masa sobre una superficie enharinada (yo prefiero hacerlo en dos tandas), formando una tira rectangular de un centímetro de grosor, más o menos. Mezclamos bien la canela con el azúcar. Derretimos la mantequilla del relleno, pintamos la superficie generosamente y espolvoreamos con la mezcla de azúcar. Sobrará.Troceamos el chocolate (y las nueces) y esparcimos por toda la superficie. Cortamos las tiras y formamos cilindros, enrollando desde un borde. Ponemos en un molde, individual o grande, sin apretar demasiado unas con otras para que crezca con facilidad.Dejamos en lugar templado y sin corriente hasta que doble su tamaño. Necesitaremos más de una hora en invierno y menos tiempo en verano.

Precalentamos el horno a 200º C. Pintamos la superficie con huevo batido e introducimos en el horno precalentado hasta que empiece a tostarse, unos 15-20 minutos. Si se hacen grandes se bajará la temperatura y se dejará un poco más para que se hagan por dentro.

Una vez hayan salido del horno pueden tomarse así o con una rica cobertura de queso y azúcar. La cobertura la prepararemos mientras horneamos los bollos. Batimos todo junto hasta formar una pasta cremosa y homogénea. Cubrimos cuando esté todavía caliente.

Estos son los mios, que pena, no se parecen en nada eh?! él es el artista y yo la copiona jejeje. Como además, una es osada, no me limito a copiar sino que lo voy adaptando a mis gustos, suprimí la canela y de los dos rectángulos de masa uno va relleno de chocolate negro-nueces-almendras-avellanas y el otro, chocolate blanco-nueces-almendras-avellanas-m'ms.
Lo dicho, que a la tercera irá la vencida y con ella la glasa que esta vez también se me olvidó.